El Gobierno portugués ha anunciado este jueves que prolongará restricciones como el test negativo para entrar por vía aérea en el país y el límite de aforo en comercios ante la alta transmisión de ómicron y que mantendrá hasta el 14 de enero el teletrabajo obligatorio y el cierre del ocio nocturno, previstos hasta el 10 de enero.

A partir del 14 de enero, para entrar en bares y discotecas, así como en residencias y grandes eventos, se mantiene la exigencia de presentar un test negativo de coronavirus, aunque quedan exentas aquellas personas que hayan recibido la dosis de refuerzo al menos 14 días antes.